Keys Of Destiny

Hacía años ya que tras la Guerra de las Llaves Espada dejaron a una orden de portadores en Tierra de Partida. Esta orden llevaba la tradición de portar el arma y no errar como sus antecesores. ¿Verdad? Años han pasado desde la última entrega de la Salva del Maestro, una Llave Espada que lleva el líder de cada generación de portadores, aquella que muy pocos saben su razón especial. Años pasan y generaciones siguen pero su portadora no cambia: La Maestra Xine.

Esta generación en particular sucedieron puntos clave que empezaron a quebrar esa solidez que tenía. Por un lado el Maestro Solunox, obstinado con romper las normas para traer la justicia que muchos deseaban y separándose un poco de Tierra de Partida para proteger Vergel Radiante. Empezó a reclutar aprendices de varios mundos, aquellos que había sufrido las injurias sociales y que deseaban levantarse contra los tiranos. Por el otro, el Maestro Mikhael que por razones desconocidas un día dejó de ser el mismo. Hace 7 años un hecho hizo cambiar al destino. Su llavero se cambió a Innómita el mismo día que mató a sangre fría a la dulce Maestra Mir. Tras ello desertó y comenzó a vagar por los mundos incluso creando portadores de forma aleatoria, ¿habrá pensado en las consecuencias?

Los tres Maestros restantes tenían sus facciones: una buscaba mantener el Equilibrio inmóvil de los mundos, el otro quería la Justicia para aquellos criminales y líderes crueles... Y aquellos que vuelan con las alas de la Libertad seguirán su instinto sin un Maestro que los guíe en el camino.
Noticias
18/12 -Anuncio 5, ¡felices fiestas!
29/11 -Anuncio 4, ¡entérate!
17/11 -Anuncio 2 - Bonus de Apertura
17 / 11 - Apertura del Foro, ¡bienvenidos!
Xine
Solunox
Mikhael
Mir
 
Responder
Nuevo Tema
Encuesta

 Todo Sigue En Isla Tortuga, Privado Tripulación
POSTEADO: Nov 19 2017, 02:58 PM
RAZA: Humana
EDAD: 18
MUNDO: Tierra de Dragones
AFINIDAD: Oscuridad
LLAVERO: Emblema Fatal
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 5/100
HP: 150
MP: 105
PLATINES: 175
No era habitual que llegase un nuevo capitán a Tortuga, mucho menos que llegase un capitán cuya tripulación tenía solo un hombre y cuyo barco tenía demasiadas manchas de sangre como para augurar nada bueno. Pero como una de las leyes no escritas (y generalmente no aplicadas) de la piratería era que "tú lo matas, tú lo ganas", en los primeros cinco minutos de llegada a Tortuga Ashildr no se encontró con demasiados problemas.

Tenían, además, los pocos tesoros que contenía el barco conquistado (porque eso no era un robo, era una conquista), y con eso podían repararlo, o al menos hacer el intento. Con lo que sobrase les iba a hacer falta conseguir una tripulación, al menos dos o tres personas más. Si fuera por Ashildr tendrían veinte o treinta, y les enseñaría a las malas que ella merecía respeto y si no miedo, pero los piratas, como los mercenarios, necesitaban de pago previo.

Así que Ashildr se volvió hacia James, habiendo atracado el barco sin haber hecho ningún destrozo al puerto ni al barco, y le hizo la pregunta del siglo:
-¿Vamos al astillero o a la taberna primero?

Total, lo peor que podía pasar era que les robasen el barco, y en ese caso Ashildr felizmente perseguiría al culpable hasta dónde hiciera falta. Luego, claro, pasarían un rato divertido.
POSTEADO: Nov 19 2017, 05:07 PM
RAZA: A.B.O.
EDAD: Desconocido
MUNDO: Destruido
AFINIDAD: Hielo
LLAVERO: N/A
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 15/100
HP: 160
MP: 95
PLATINES: 535
Fue un milagro que ambos lograsen llegar al puerto despues de como había acabado el barco tras aquella intensa escaramuza entre piratas, casacas rojas, sincorazón y los nuevos dueños del barco. Pero por suerte (u obra divina) lograron llevar el barco al puerto de Tortuga debido a que Ashildr con la ayuda de las cartas de navegación, le indicó a James hacia donde debían de ir.

La parte más difícil fue la de atracar, pues solo eran dos en el barco y uno tenía que llevar el timón, por ello tuvieron que recoger las velas a una distancia prudencial y luego ya dejarse llevar por la corriente hacia el puerto a un ritmo lento pero constante. Y ya con el barco atracado, James congeló por completo el timón convirtiéndolo en un pedrusco de hielo morado, asi se aseguraba de que nadie se llevase el barco o que al menos, tardasen un par de horas hasta poder deshacerse del hielo, pero de todas formas así ambos podrían dejar el barco con más tranquilidad.

La pregunta que le soltó Ashildr, dejaba en claro a donde quería ir la huna, asi que James tomo la decisión que mas beneficiaría a ambos. - Si tal ve tu a la taberna y yo voy al astillero a buscar a alguien que nos pueda arreglar el barco. - No es que le hiciese mucha ilusión ir a la taberna, asi que no tendría problema alguno en ir el solo al astillero.

- Pues si te parece bien lo hacemos así. Si no encuentro a nadie iré directo a la taberna. - Dicho esto se alejó en dirección al astillero tras hacer un pequeño gesto con la mano a modo de despedida. Y si, podrían haber ido los dos al astillero y luego a la taberna, pero a James le gusta hacer las cosas a su manera y solo.


POSTEADO: Nov 19 2017, 05:15 PM
RAZA: Hibrido
EDAD: 29
MUNDO: Destruido
AFINIDAD: Nada
LLAVERO: -
NIVEL: 4
EXPERIENCIA: 0/60
HP: 120
MP: 65
PLATINES: 75 Platines
Tocando melodiosas letras mientras me servía de un ron bueno, en aspecto de humano camuflado donde mi pelo rojizo y más largo de lo común me hacía brillar cual rubí. No tocaba música con el laud, si bien ajustaba las notas una a una, con precisión. Ponía mis afilados oídos para poder saber si el La era bueno o era el grito de algún perdido borracho que no sabía ni caminar. Algunos piratas llegaban, otros se iban. Yo llegué por mercenarios con sus naves espaciales que buscaban un trabajillo por la zona e irse. Yo solo les acompañé el viaje y les pagué. ¡Cruel transporte! Tendría que dejar de gastarme tanto en espejos y cuerdas si quería tener mi propio transporte.

Al rato tras una copa o más estaba ya cantando abrazado a un par de borrachos canciones pirata como idiota, claramente era el más fabuloso y la camarera ya me sonrió un par de veces (querrá lío). Me reía a carcajadas, a más de uno se manchó la ropa a alcohol y un par en el suelo de tanto alcohol. Otros dos se pelearon, quizá por unas palabras desafortunadas ¿y yo? Tocando el laud.

El Sol era un inicio que en melodías y por la garganta tenía el whisky en el pulmón. Mi voz se alteraba y la gente se animaba.

Me encantaba ser la principal atracción.
POSTEADO: Nov 20 2017, 01:54 AM
RAZA: Ciborg
EDAD: 16
MUNDO: Mundo Inexistente
AFINIDAD: Nada
LLAVERO: No Portador
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 10/100
HP: 160
MP: 95
PLATINES: 850


Columpiándose boca abajo sujeta del pie con un solo cabo, Artyom contemplaba su obra.

Había llegado a Port Royal casi por una casualidad, y había descubierto que no había sido en vano. Y es que la muchacha había descubierto una nueva y fructifera forma de diversión: destruir barcos. Le encantaba. La madera parecía romperse tan fácilmente como la mantequilla, (no como el duro metal) y era del todo entretenido ver los infructíferos intentos de los astilleros por atraparla. Aquellos que seguían vivos, claro.

Y es que había sido ver el astillero más cercano y volverse completamente loca: había arrasado con todos los barcos... menos uno. El mencionado era una obra de ingeniería maestra: una fragata rápida, cuyo mascarón de proa era una sirena con colmillos. A la muchacha le gustó la bellezadel navío, pero a su gusto pensó que le faltaba algo.

Y es que aquel mundo no conocía el metal. Efectivamente estaban las espadas y las forjas, pero no lo conocían los motores ni las bombas. Artyom decidió que quería cambiar eso.

Sin demorarse más de la cuenta, bajó con una pirueta a cubierta. Los astilleros que la habían estado persiguientdo se habían rendido o yacían muertos en el suelo, pro a Artyom no pareció importarle menos.

Si James iba al astillero, lo encontraría parácticamente destruido y vacío a excepción de una chiquilla pelirroja, concentrada en instalarle lo que parecía ser un enorme motor.
POSTEADO: Nov 20 2017, 03:04 AM
RAZA: Humana
EDAD: 18
MUNDO: Tierra de Dragones
AFINIDAD: Oscuridad
LLAVERO: Emblema Fatal
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 5/100
HP: 150
MP: 105
PLATINES: 175
Que su compañero de andanzas hubiera congelado el timón era algo que incomodó levemente a Ashildr, pero consiguió disimularlo de forma decente. No es que no pudiera romper el hielo con la Llave Espada, pero sería un poco ridículo liarse a espadazos contra ese iceberg en miniatura. Pero eh, dadas las circunstancias, era lo mejor que podían hacer. Y como James no había tenido problema en ir al astillero, Ashildr lo tuvo menos en ir a la taberna. No es que buscase emborracharse, su última fiesta de taberna había resultado en un viaje en la bodega, maniatada e inconsciente, pero así era como habían conseguido el barco.

De todos modos, el ambiente de Tortuga (si es que estaban en Tortuga, que la huna no lo podía jurar) era agradable. Le recordaba a los campamentos hunos más desatados, a la fiesta continua tras una victoria y a la decadencia de los enemigos arrasados. No era como estar en casa, pero era algo a lo que Ashildr podría acostumbrarse. Y tras media hora y una jarra de lo que fuese que sirvieran allí, que no es que supiera demasiado bien, la huna estaba ya cantando el estribillo con su acento y fijándose en lo que podría contratar.

La pena era que lo único que parecía tener algo de caché en ese lugar era el músico, tocando un laúd y presumiendo de melena color fuego. Y la huna, sin tener muy claro cómo se llamaba en ese lugar a los artistas, sacó una moneda de la bolsa, la puso en la barra y ordenó a la camarera que invitase al músico a una ronda. Con algo de suerte no tendría tripulación, porque al menos tenía voz decente.

Y si intentaba robarles, Ashildr no tenía problemas en tirarlo por la borda.
POSTEADO: Nov 20 2017, 06:12 AM
RAZA: A.B.O.
EDAD: Desconocido
MUNDO: Destruido
AFINIDAD: Hielo
LLAVERO: N/A
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 15/100
HP: 160
MP: 95
PLATINES: 535
Le costó en verdad llegar al astillero, pues James se perdió varias veces, es más en una de las ocasiones, llegó a la taberna antes incluso de que llegara Ashildr. Al menos pudo en cierta forma, hacer algo de turismo improvisado, pues pudo ver varios aspectos de la pequeña ciudad costera; las lonjas con sus productos recien sacados del mar, niños jugando con palos en la orilla del mar, marineros cansados que por fin pisaban tierra firme desde hace varios meses y los cuales se mostraban alegres para contar sus historias, fanáticos religiosos que gritabana a pleno pulmón la llegada del fin del mundo, burdeles en donde los marineros podían "descansar" un rato, una mujer trató de llevarse a James dentro, pero este paso de largo librandose de la trampa que le habría vaciando los bolsillos por completo, el mercado en donde había varios puestos, desde exóticas especial, hasta juguetes para los niños y armas para los más mayores, incluso llegó a un tablón en donde había puesto varios carteles de "Se busca" los cuales estaban ahí puestos a modo de orgullo para mostrar a los demás quienes eran los autenticos piratas, pero finalmente y tras mucho caminar, preguntar y leer carteles y mapas de la ciudad, James logró llegar al astillero... O lo que quedaba de él.

El astillero había sido completamente arrasado, al punto en el que por un momento, James dudó de si se había vuelto a perder. - ¿Es este el astillero? - Le preguntó a un hombre que yacía en el suelo, pero no le respondio, con lo cual James tuvo que buscar con la mirada por si había alguien más, hasta que dió con una chiquilla pelirroja que estaba concentrada manejando lo que parecía ser un motor, y de los buenos debía de reconocer James.

- ¿Perdona, es este el astillero? - Le preguntó en tono suave a la pelirroja. Pero no pareció que le hiciese mucho caso, tal vez andaba tan concentrada que ni tan siquiera pudo oir la voz de James. Se quedó un rato mirando la habilidad de la chica con las herramientas y pensó que no sería mala idea pedirle que reparase el barco. - Te manejas bien con las herramientas. ¿Quieres ganar algo de dinero? - Le dijo desde cierta distancia, más que nada por si reaccionaba mal.


POSTEADO: Nov 20 2017, 10:09 AM
RAZA: Hibrido
EDAD: 29
MUNDO: Destruido
AFINIDAD: Nada
LLAVERO: -
NIVEL: 4
EXPERIENCIA: 0/60
HP: 120
MP: 65
PLATINES: 75 Platines
El laud movía mis dedos por las cuerdas del destino e hilaba las melodías con descaro y ritmo. La voz del pequeño coro a mi lado cantando pasajes de aventuras manchadas de tinta, sangre y anís. La llegada de más humanos a la taberna era agradecida por el dueño del lugar que se frotaría las manos de ver como mis cantos ayudaban a recaudar. Si bien alegre pasaba la jornada, bienes a mi con un regalo. Invitado por alguien, una dama según la camarera manoseada por muchos infelices. Sonreí y me bajé de la mesa donde actuaba, ¡agradecía una limosna! Era un agrado, mi plumaje brillaría si no fuera por esta apariencia. Una sonrisa de par en par como de un loco que animó a la tropa embaucada a seguir cantando mientras se ausentaba.

Me preparé el pelo, saqué el espejo y me miré con deseo... ¡Era perfecto! Con pícara sonrisa y agradecida desdicha. Tras la guía de la camarera me acerqué al retaco de chica que me invitaba. ¡Qué masculina! Era una rosa con una gran cantidad de espinas. Me senté con mi copa de ron con una mirada buscando entretenimiento.

Gracias por la bebida, señorita —comencé la conversación. Me giré a mirar el ruido de cantantes y alegres borrachos que seguían a son la canción, ¿me he lavado las plumas antes? Suspiré y mis ojos brillaban de emoción a la dama, mi pie se movía de nervios contra el suelo al ritmo de las perdidas
voces del local—. Soy Rhory, de Irlanda. Un placer, ¿cómo se llama? —mentí en el aspecto de procedencia. Los humanos de este mundo en el tiempo de una semana que llegué aquí ya me preguntó el de la tienda si era de esa zona del viejo continente. "Viejo continente", y con los libros que compré y los estudios que realicé pude saber el estado histórico y cultural de este mundo. No solo piratería: conquistas y búsqueda del oro. Esas cosas importaban.

Y el aspecto de la dama no era el más común de la zona. ¿De qué mar vendrá? ¿Qué parte de este vasto mundo es su hogar?
POSTEADO: Nov 20 2017, 02:22 PM
RAZA: Ciborg
EDAD: 16
MUNDO: Mundo Inexistente
AFINIDAD: Nada
LLAVERO: No Portador
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 10/100
HP: 160
MP: 95
PLATINES: 850
Artyom, tan concentrada en su empeño no notó que un muchacho se acercó a su posición. Con destreza construía un potente motor con todas las piezas que se había podido traer de su taller. Sería el detalle perfecto para su nuevo barco: un par de nuevos propulsares.

Te manejas bien con las herramientas. ¿Quieres ganar algo de dinero?

La chica pegó un salto, soltó la llave inglesa que estaba utilizando, agarró una lanza metálica que reposaba en su lado y en menos de medio segundo el hombre ya la tenía en la garganta. La chica no era muy alta, y sus ojos eran tan grises como el cielo nublado. Estos estaban muy abiertos y supuraban peligro. Estuvo así un momento hasta que pareció procesar su frase.

Nombre. —Presionó casi de forma dolorosa el arma en su cuello, haciendo que resbalara un hilillo de sangre. En cuanto James dijera su nombre y mostrara algún signo de que no quería hacerle daño, Artyom retiraría la lanza y se alejaría unos buenos pasos.

Pareció cavilar su siguiente respuesta, jugueteando con la lanza.

Dinero, ¿cómo?.
POSTEADO: Nov 20 2017, 02:34 PM
RAZA: Humana
EDAD: 18
MUNDO: Tierra de Dragones
AFINIDAD: Oscuridad
LLAVERO: Emblema Fatal
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 5/100
HP: 150
MP: 105
PLATINES: 175
La había llamado señorita. Señorita. A ella, que había cabalgado entre casas en llamas para que la victoria fuera absoluta. A ella, que había robado un barco pirata tras acabar con todos los seres en cubierta. A ella, que vestía armadura incluso allí dentro, por mucho que su armadura no fuese la bestialidad que eran las de allí.

Sin duda el músico tenía coraje. Ashildr brindó a su salud, escuchando sus palabras con mal escondida curiosidad. Lo cierto era que "de Irlanda" era un apellido extraño, si es que era un apellido, pero a cada cual con sus costumbres.

-Saludos, Rhory de Irlanda. Soy Ashildr, hija de Ashildr, vengo de allende los mares. -O al menos esa era buena aproximación. -Y ando buscando un músico para mi tripulación. -Terminó, siendo lo directa que pudo. No le gustaban las florituras si no eran parte de un despliegue dramático y allí, cada cosa lo que fuese, tenían más bien pocas opciones de dedicarse al drama.

-Te he oído tocar. -Le dijo. -Si no tienes problemas en entrar en combate, podemos discutir tu paga. Somos pocos, no tenemos mucha fama aún y nuestro barco es de segunda mano. Te aseguro que en menos de un mes el resto de navíos querrán evitarnos. -Prometió, con la voz seria y más calmada de lo que se sentía. Se estaba marcando un gran farol, especialmente porque no tenía muy claro si tardaría uno o dos meses, pero en cuanto reuniese a su equipo pensaba convertir ese mundo en su estepa personal. Ashildr volvería a casa cubierta de riquezas, o si no no volvería.

Y eh, al menos ahora había un par de parroquianos de la taberna mirándolos.
POSTEADO: Nov 21 2017, 04:31 PM
RAZA: A.B.O.
EDAD: Desconocido
MUNDO: Destruido
AFINIDAD: Hielo
LLAVERO: N/A
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 15/100
HP: 160
MP: 95
PLATINES: 535
Lo primero que le pasó por la mente a James era que para la próxima vez que se dirigiese a alguien, sería a una distancia mínima de 10 metros, pues ya era un poco agotador el tener que ver las malas reacciones de los demás. ¿Acaso intimidaba tanto?

Lo otro que le pasó por la mente era el de agarrar la lanza y convertirla en un polo helado junto a la cría, perl ese pensamiento fue rápidamente descartado al recordar que necesitaban unas reparaciones. - James, y lo único que quiero es preguntarte si estarías dispuesta a reparar un barco acambio de un sueldo. - Dijo mientras daba un paso hacia atras alejandose de la lanza al tiempo que se pasaba la mano derecha sobre el cuello cerrando la herida usando un poco de magia sanadora.

Durante todo momento, mantuvo una fría calma, pues era fácil de intuir que si él no hacia nada raro, la mecánica no haría ninguna estupidez. - Si aceptas el trabajo te llevaré a junto la dueña del barco, sino te dejo que sigas a lo tuyo. - Con voz calmada le expuso las opciones que le tendía, sin trucos ni faroles.

Y con todo aclarado, James se cruzó de brazos a la espera de la respuesta de la chiquilla pelirroja.


POSTEADO: Nov 23 2017, 05:23 AM
RAZA: Hibrido
EDAD: 29
MUNDO: Destruido
AFINIDAD: Nada
LLAVERO: -
NIVEL: 4
EXPERIENCIA: 0/60
HP: 120
MP: 65
PLATINES: 75 Platines
¿Combatir? —pregunté a la mujer mientras movía mi mano para tomar un trago de la bebida. Sonreí levemente y apoyé el codo en la mesa para poder posar mi cabeza sobre la mano del mismo brazo, para descansar un poco— Soy bueno curando y encargándome de ayudar en la batalla, aunque la guerra está en el baile —respondí a sus dudas mientras movía el contenido del vaso y lo miraba. Era bueno, también era aquella camarera. Quizá debería echarle un ojo o más luego— Ashildr, los piratas normalmente tienen barcos de segunda mano y digamos que si me resulta entretenido solo pediré una pequeña parte de las fortunas que consigamos. Solo tengo un tema que dejar claro: —puntué a la dama para sentarme bien y mostrarle algo más de seriedad.

Quería asegurame que no iba a tener un gran problema en el tema de tripulación y ese tema era importante— No como aves, no como ningún tipo de ave. Ni aunque me muera de hambre y sea lo último que exista —aclaré mientras se me notaba que estaba bastante en serio con el tema. El tema de mis plumas y mi aspecto fuera de este lo daría cuando tuviéramos oportunidad en un lugar sin tanta gente que me desplumara literalmente.

Mi pueblo sufría por humanos hace ya tiempo que desarrollamos la manera de infiltrarnos entre ellos. No podía fiarme de la humanidad pero si bien sabía que tenía que ir con cuidado con mostrar mis plumas. No la quería palmar.
POSTEADO: Nov 23 2017, 04:00 PM
RAZA: Ciborg
EDAD: 16
MUNDO: Mundo Inexistente
AFINIDAD: Nada
LLAVERO: No Portador
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 10/100
HP: 160
MP: 95
PLATINES: 850
Artyom no se movió. Escuchó al desconocido atentamente, con las manos en la cadera y un gesto de genuina curiosidad. De forma nerviosa esperó a que terminara su charla, y tras eso se acercó a el.

Sus ojos grises mostraban determinación, y su rostro una sonrisa ácida. La chica acercó una mano y paseó sus dedos por la mejilla del hombre. Tenía las uñas cortas y mordidas, pero a James no le daría tiempo a ver más puesto que las retiró en seguida. Artyom se giró y recogió la llave inglesa que se le había caído.

-Dinero primero -respondió con un fuerte acento.

Si James aceptaba, la chica le seguiría.
POSTEADO: Nov 25 2017, 03:13 AM
RAZA: Humana
EDAD: 18
MUNDO: Tierra de Dragones
AFINIDAD: Oscuridad
LLAVERO: Emblema Fatal
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 5/100
HP: 150
MP: 105
PLATINES: 175
Ashildr no escondió la sonrisa que se extendió por su rostro al oír que para el bardo el barco de segunda mano no era un problema. Era un alivio, de hecho, porque Ashildr no estaba acostumbrada a que su carta de presentación fuese algo más que su caballo y su armadura. Esta, especialmente entre su pueblo, habría dicho todo lo necesario sin necesidad de palabras. Pero estaban ahora lidiando con tradiciones extrañas y al menos la huna podía creer que no lo estaba haciendo tan mal.

Que el bardo se presentase como guerrero de apoyo también era aceptable: en un duelo el apoyo servía de poco, pero en batallas grupales podía marcar la diferencia. Su vehemencia, sin embargo, al defender que no comía aves no pudo sino intrigar a la huna.

-No te voy a preguntar tus razones, pero de acuerdo. Me aseguraré de que quién cocina esté informado. -Añadió, conciliadora. Iban a ser un grupo extraño, pero peores cosas se habían visto en combate. Ahora solo faltaba que todos se reunieran.

-El contramaestre se encuentra al caer, si deseas acabar la jornada, Rhory de Irlanda, eres libre. Antes del anochecer te informaré de cuando zarpamos. -Terminó.
POSTEADO: Nov 25 2017, 02:24 PM
RAZA: A.B.O.
EDAD: Desconocido
MUNDO: Destruido
AFINIDAD: Hielo
LLAVERO: N/A
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 15/100
HP: 160
MP: 95
PLATINES: 535
Ante el atrevimiento de la chiquilla, James tan solo arqueó una ceja y lo dejó pasar, "cosas de niños" era lo que pensaba. Al menos se mostró interesada en lo de reparar el barco, pero quería el dinero primero y Ashildr era quien lo tenía, así que habria que ir primero a buscarla.

- Esta bien, sigueme. -

Y así fue como ambos se dirigieron a la taberna del puerto, pues James aseguraría de que aún se encontraría ahí, sino pues irían al barco.

Tardaron un rato en llegar a la taberna, pues James se volvió a perder por el camino dando así un rodeo por el puerto, pero finalmente llegaron a la taberna y nada más entrar, James divisón a Ashildr junto con... ¿¡Otro pelirrojo!? Esto ya parecia una plaga.

- Hola, encontré a una mecánica, pero quiere primero el dinero. - Informó nada más acercarse a Ashildr mientras señalaba a la chiquilla e ignoraba al otro ya de paso.


POSTEADO: Dec 27 2017, 02:32 PM
RAZA: Hibrido
EDAD: 29
MUNDO: Destruido
AFINIDAD: Nada
LLAVERO: -
NIVEL: 4
EXPERIENCIA: 0/60
HP: 120
MP: 65
PLATINES: 75 Platines
¡De acuerdo! —respondí a la capitana con una de mis seductoras sonrisas y un guiño hacia ella para coger mi jarra y beber un poco más. Me reí, cogí mi laud y toqué y canté un rato ignorando a los que habían llegado. Por un lado era bastante divertido, por otro ¡era fiesta! Ahora tendría que quedarme en un lugar durante un tiempo y podría ya conseguir cosas... ¡Tesoros! Quizá encuentre algún espejo para mirar mi belleza eternamente. ¡Soy tan perfecto!

Je...

...

Mientras cubría con una sonrisa y notas vertiginosas, no estaba muy feliz. No me gustaba este lugar, ni sus borrachos ni los humanos. Ahora estaba rodeado de ellos y me enfermaba. Si bien los aguantaba antes, pero odiaba ir así: con este aspecto de mono sin pelo. Pero sabía que si mostraba mis plumas, acabaría muerto o usarían mi plumaje para venderlo. O acabaría esclavo, lo primero que sucediera sería lo peor. Dejé de beber cuando supe que ya no debería tomar más. Era alguien gracioso y siempre animado, pero Port Royal no era un lugar para alguien como yo.

Quizá acepté porque la voz de Ashildr era potente, su determinación era palpable. Quería que me pegase algo de eso. Me dejaba llevar por la corriente demasiado y se me olvidaba prestar atención a las cosas. Borracho no era nada más cercano a un pavo degollado que a alguien útil. Solo rezaba por pasar el rato hasta que la capitana decidiera donde encontrarnos.

¿Mi secreto? No se lo diré, no le diré como soy en realidad y ni lo mostraré a nadie. No debería, no son de plena confianza. Sólo son simples marionetas del destino. Cuando llegue al barco me dedicaré a intentar indagar sobre ellos, mentiré sobre mi pasado. Ya me informé de gente y tengo suficiente para poder crear mi falacia.

Venga, parecéis patos bailando. ¡Más marcha! —comenté a los que me acompañaban en estas tonalidades y melodías llenas de furor. Siempre lograba caer bien y hacer que la gente me quisiera con mi música.

Adoraba ser el centro de atención, la verdad...
1 User(s) are reading this topic (1 Guests and 0 Anonymous Users)
0 Members:

Opciones de tema
Responder
Nuevo Tema
Encuesta


 


 

Afiliados
✭ Hermanos ✭

✭ Elite ✭
FINAL FANTASY: ZeroBoruto ROLSailor Moon Sacrifice
Keys of Destiny ha sido creado por A Nerd Girl así como de ideas del Staff y miembros que han colaborado en su creación.

Su ambientación se basa en Kingdom Hearts creando un universo alternativo de esta saga creada por Square Enix.

La historia ha sido creada por A Nerd Girl, el skin ha sido gracias a Shaeiki por su dedicación.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
✭ Directorios
AFILIADOS NORMALES
Shiki Topsite!