Keys Of Destiny

Hacía años ya que tras la Guerra de las Llaves Espada dejaron a una orden de portadores en Tierra de Partida. Esta orden llevaba la tradición de portar el arma y no errar como sus antecesores. ¿Verdad? Años han pasado desde la última entrega de la Salva del Maestro, una Llave Espada que lleva el líder de cada generación de portadores, aquella que muy pocos saben su razón especial. Años pasan y generaciones siguen pero su portadora no cambia: La Maestra Xine.

Esta generación en particular sucedieron puntos clave que empezaron a quebrar esa solidez que tenía. Por un lado el Maestro Solunox, obstinado con romper las normas para traer la justicia que muchos deseaban y separándose un poco de Tierra de Partida para proteger Vergel Radiante. Empezó a reclutar aprendices de varios mundos, aquellos que había sufrido las injurias sociales y que deseaban levantarse contra los tiranos. Por el otro, el Maestro Mikhael que por razones desconocidas un día dejó de ser el mismo. Hace 7 años un hecho hizo cambiar al destino. Su llavero se cambió a Innómita el mismo día que mató a sangre fría a la dulce Maestra Mir. Tras ello desertó y comenzó a vagar por los mundos incluso creando portadores de forma aleatoria, ¿habrá pensado en las consecuencias?

Los tres Maestros restantes tenían sus facciones: una buscaba mantener el Equilibrio inmóvil de los mundos, el otro quería la Justicia para aquellos criminales y líderes crueles... Y aquellos que vuelan con las alas de la Libertad seguirán su instinto sin un Maestro que los guíe en el camino.
Noticias
18/12 -Anuncio 5, ¡felices fiestas!
29/11 -Anuncio 4, ¡entérate!
17/11 -Anuncio 2 - Bonus de Apertura
17 / 11 - Apertura del Foro, ¡bienvenidos!
Xine
Solunox
Mikhael
Mir
Pages: (2) 1 2  ( Go to first unread post )
Responder
Nuevo Tema
Encuesta

 Ansias De Ir Más Allá, [Yer Noligma]
POSTEADO: Dec 10 2017, 09:53 AM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL:
EXPERIENCIA:
HP:
MP:
PLATINES:
Aun sin tener nada de lo que había escuchado en esas historias para irme a dormir, Ciudad de Paso tenía su encanto para mí. Conocía varios rincones en los que podía evadirme y disfrutar de mis cosas. Uno de los callejones estaba casi siempre vacío, si quitábamos algún perro o gato despistado. Ya los conocía bastante bien y nos tolerábamos; ellos buscaban ponerse cómodos acurrucándose a mi lado, y yo me dedicaba a dibujar mis cosas.

Una vez estaba allí parapetado por las cajas, sacaba una sábana o cualquier trozo de tela para no ensuciarme la ropa – no me gustaba que me riñeran por ello –, echaba mano de un papel y lápices y echaba las horas muertas dibujando. Al principio lo hacía en casa, pero pronto vi que me inspiraba más si estaba a cielo abierto. De alguna forma, me ayudaba a imaginarme mejor todo lo que me decían y podía llegar a casa orgulloso de que tendría un gran dibujo que colgar en las paredes de mi habitación. Quizá no fuera el mejor dibujando, pero para mí eso era especial, como una ventana a todos los sitios que yo no había alcanzado a ver aún.

Ese día estuve lo suficientemente ensimismado como para no darme cuenta de que por una vez el callejón no estuvo abandonado. Justo en el mismo momento en el que me levantaba contemplando mi obra, vi que una silueta me tapaba la luz para poder contemplarlo. Mi mechón se puso en punta, alerta, y me giré.

Era un grupo de abusones.

—Tú, niña — me dijo el más grande, feo y posiblemente tonto de los tres —. Estás en nuestro callejón.

—… Soy un niño — protesté, retrocediendo a pesar de saber que no había salida. Eso solo hizo que sonrieran de forma que me dio miedo.

—Niño, ¿eh? Peor para ti. Seremos más duros al echarte.

Y de un momento a otro me arrancaron de las manos el dibujo y, tras verlo un segundo, lo rompieron en mil pedazos y acto seguido me empujaron hacia fuera. Como no me caí al suelo me tiraron de un puñetazo en la cara.

Chillé. Noté las lágrimas salir. Escuché sus risas. ¿Por qué me hacían esto?
POSTEADO: Dec 10 2017, 10:51 AM
RAZA: humano
EDAD: 19
MUNDO: ciudad de paso
AFINIDAD: electricidad
LLAVERO:
NIVEL: 5
EXPERIENCIA: 70/80
HP: 140
MP: 80
PLATINES: 400 platines
Despues de todo ese jaleo era imposible hacer oídos sordos de los llantos del joven, eran molestos y se clavaban como alfileres en su cerebro. Y de entre las sombras, una voz se oyo, surgida de detrás de unas cajas, allí estaba Yer tirado como un saco de boxeo desgastado, sonreía pese al terrible aspecto que tenía, vendajes, un ojo morado ropas desbaratada.
-He, chico ¿Quieres un consejo? ... No llores, solo harás que se rían aún más de ti... Se de lo que te hablo.
Apenas una semana atrás, Yer Noligma era el rey de ese callejón, y como acababa de suceder, expulsaba a los niños entrometidos, a los curiosos y a los metepatas, y Yer aún estaba orgulloso de su arte para largar a esa gente. Aunque a diferencia de el, estos matones de poca monta no tenían honor, clase o estilo.
El puñetazo estaba bien, creaba un punto de inflexión que el crío no olvidaría ¿Pero el dibujo? Eso era rastrero hasta para el.
-Jhony el gordo se ha echo con el callejón, y no se anda con chiquillas...
El le propuso un pacto con el, por aquel entonces era un matón de poca monta y el era demasiado orgulloso y altanero para rebajarse a el. Pero la última semana solo había sido una colección de derrotas que habían llegado a sus oidos lo cual aprovecho para robarle su territorio a Yer Noligma.
-Pero... No le culpes a el... Sin el Jhony el flaco solo sería Jhony... Jejejejeje... Sería una puta tragedia.
Yer Noligma se quedó mirando a el crío, mientras suspiraba largamente, realmente parecía una nenaza, parecia una niña con ese pelo y ese ropaje, tal vez eso le recordaba así mismo antes de encerrarse en ese armazón de amargura y de barriobajero que lo separaban del niño que una vez fue.
Tosió un poco y se incorporó, para finalmente decir.
-Puedes llamarme Yer, Yer Noligma... ¿Como te llamas tú?
POSTEADO: Dec 10 2017, 03:20 PM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL:
EXPERIENCIA:
HP:
MP:
PLATINES:
Las risotadas se pararon en seco en cuanto escucharon la voz de otra persona que estaba en el callejón. Nadie se dio cuenta que estaba allí hasta que abrió la boca, y se lo veía tan hecho polvo que quizá se hubiera confundido con... algo. Quizá un saco hecho jirones o algo por el estilo. La cosa es que esos abusones se giraron hacia él en cuanto le oyeron reprenderme porque lloraba. Sí, lloro. ¿¡Y qué!? ¿De qué me servía que no se rieran? Fruncí el ceño y miré como muy fuerte al nuevo intruso.

Después de decir unas cuantas cosas que no entendía y que además estuvieron acompañadas de palabrotas se presentó como Yer, y preguntó por mi nombre. Me levanté, con la mano en una mejilla y secándome las lágrimas con la manga que tenía libre. Una vez solo tenía los ojos rojo por haber llorado, miré a mi alrededor. Se habían ido, quizá espantados porque hubiera un adulto delante. Pero eso no cambiaría nada; habían roto el dibujo, el mejor dibujo que había hecho hasta ese día.

—Amethyst. Me llamo Amethyst — podría decir que los amigos me llamaban Ame, pero sería mentira; solo me llamaban así mis padres. Era... bastante solitario. Pensar en eso hizo que mi pelo bajara un tanto, hasta llegar a la altura de mis ojos. Más cuando agaché la cabeza para no mirarle a los ojos. Era una persona que daba bastante mal rollo.

Por eso, después de contestarle, me volví a dirigir al callejón para recoger todos los trozos en los que habían roto el dibujo. Eran pocos, pero aun así estaba ya arruinado. Tendría que hacerlo de nuevo en casa, pero no quedaría igual.

—He tardado horas en hacerlo... — ¿por qué tenían que romperlo? —. ¿Por qué? — repetí en un murmullo, antes de girarme. Entonces volví a percatarme de cómo estaba Yer —. ... A ti también te han dado una buena.
POSTEADO: Dec 10 2017, 04:09 PM
RAZA: humano
EDAD: 19
MUNDO: ciudad de paso
AFINIDAD: electricidad
LLAVERO:
NIVEL: 5
EXPERIENCIA: 70/80
HP: 140
MP: 80
PLATINES: 400 platines
Yer Noligma entorno los ojos en la oscuridad, debía de tratarse de una familia de un mundo con una cultura muy diferente a la suya y a la de muchos otros, por que eso de que su hijo pareciera lucir y vestir como una niña y encima le pusieran un nombre que suena a "amatista" desde su punto de vista es como si ya supieran de antemano que su hijo no iba a ser muy masculino. naturalmente no dijo ninguna de sus sospechas en voz alta, mas que nada para evitar espantar al crió, parecía muy sensible a sus palabras, y por alguna razón que no llegaba a comprender mucho un , tenia ganas de hablar con ese crió.
Hay quien expone sus pecados a los curas esperando expiación, hay quienes buscan el perdón en la meditación, y hay quienes prefieren pensar que dentro de todo corazón hay luz, cada cual tiene en lo que creer, lo que lo mantiene cuerdo y flotando en ese inmenso mar de oscuro caos. Y ese niño era su medio de expiación, su balsa, como si el fuera la solución a sus problemas.
-la respuesta es muy sencilla... -dijo a Amethyst mientras una sonrisa ladina surcaba su rostro- Ellos tenían el poder para hacerlo, ellos tenían la fuerza, la ventaja y simplemente podían hacerlo, y tu no tienes el poder de impedírselo...
Yer Noligma se incorporo, pero no hizo el amago de levantarse, los dolores de las numerosas heridas, miro de reojo al joven sonriendo le, con una sonrisa descompuesta por el dolor de aguantar en esa posición.
-no se que te habrán dicho tus padres... sobre como funciona el mundo, pero todo en realidad funciona según tu poder, mientras mas fuerte seas... mientras mas dinero poseas, mientras mas y mejores armas y equipo tengas mejor... el conocimiento también es vital...
Poco a poco intento levantarse, incorporándose y apoyándose en la pared, como si perdiera el equilibrio sin ella y poco a poco fue deslizándose por ella pero, sin dejar de hablar, mientras despotricaba contra algo que no estaba allí, o no existía
- la fuerza del corazón... es solo un pretexto del débil... yo amaba mi familia y mi mundo... eso no me sirvió para protegerlos de los monstruos... ¿Los monstruos arrebataron tu mundo? ¿los has visto alguna vez?
Yer Noligma pareció notar que la conversación no era del agrado de su conversador, así que decidió alejar el tema de momento.
-ven aquí, chico, tengo algo que enseñarte, seguro que te gustara.
POSTEADO: Dec 11 2017, 10:00 AM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL:
EXPERIENCIA:
HP:
MP:
PLATINES:
La respuesta que me dio Yer a la pregunta que me hice para mí mismo no me gustó nada. Eso de “porque podían hacerlo” sonaba a excusa muy barata. Tenía que haber algo más, como por ejemplo que sus padres no les hubieran educado como es debido. Era cierto que cuando eras mayor, la influencia que podía darte un apellido, una cantidad de dinero o el tener a ciertas personas a tus órdenes ayudaba mucho, pero no creía que de pequeños ya fuera así.

Además, si fuera por eso no debían tocarme. Papá era un aventurero, un hombre que se hizo a sí mismo viajando de mundo en mundo y ayudando a solventar todos los problemas que encontrara y que estuviera en su mano, pero mamá era una mujer de noble cuna. Tendrían que saberlo; los adultos solo sabían hablar de chismorreos que oían de los demás, y una noble que no estaba en su mundo siempre llamaba la atención. Quizá no se lo hubieran dicho a esos abusones y volvíamos a lo mismo; lo malos padres que tenían esos tres gorilas.

Mientras Yer hablaba intentó levantarse, pero estaba tan dolido que, por instinto, fui a ayudarle. Se podría caer de cara y hacerse daño, mucho daño. Continuó hablando, haciéndome saber que como la gran mayoría de los que estaban allí, su mundo había caído ante el poder de la oscuridad. Sentí un poco de empatía por él, y quizá por eso le respondí pronto cuando me preguntó directamente.

—Yo he nacido aquí — todo lo contrario que mi hermano mayor, que nació cuando mis padres estaban viajando por los mundos. Nunca supe el motivo por el que acabaron aquí, pero Ciudad de Paso no era tan mal lugar, siempre y cuando hicieras caso a las normas.

Con eso Yer podría saber que no, no había visto esos monstruos que mencionaba. Sí que sabía cosas sobre ellos por las historias de papá, pero por suerte nunca me encontré con ninguno. Después de decirle eso le acompañé a donde fuera que quisiera ir. No sabía qué iba a enseñarme, pero a pesar de sus maneras y de su forma de ser en general, sabía que no iba a ser nada malo. Lo único que sentía en ese momento era curiosidad, y por ello mi mechón se echó hacia atrás.
POSTEADO: Dec 11 2017, 01:26 PM
RAZA: humano
EDAD: 19
MUNDO: ciudad de paso
AFINIDAD: electricidad
LLAVERO:
NIVEL: 5
EXPERIENCIA: 70/80
HP: 140
MP: 80
PLATINES: 400 platines
Yer guió al chaval por las callejuelas de la ciudad, hasta una extraña fabrica y le enseño unas escaleras, secretas, que los subia directamente hasta el campanario, en un mirador superior de la ciudad, pero, no era la ciudad lo que quería enseñarle.
-¿has mirado alguna vez las estrellas? ciudad de paso esta de noche siempre, es imposible no verlas.- decía sentándose en el borde mismo del edificio y mirando hacia el cielo añadió- Alguien me dijo una vez... "cada mundo que brilla en el cielo es una estrella, en cada mundo existe una oportunidad, mira cuantas estrellas vez, y veras tus oportunidades"
ciertamente esa era una visión muy optimista del mundo, ya que el cielo estaba poblado de estrellas, infinidad de mundos y espacios, tierras pobladas, olvidadas, brillantes y reinos encantados.
-pero a mi me gusta vez tambien lo que hay detras de las estrellas... el cielo oscuro, la oscuridad infinita,
mas grande que mil mundos... ni siquiera todas las estrellas juntas son capaces de iluminarlo... ¿es a eso a lo que nos enfrentamos? una inmensa y infinita oscuridad que devora una estrella tras otra...

Yer Noligma dejo de mirar a las estrellas y miro al joven esperando tal vez una negativa a su percepción, lo cual era aceptable. Que el tuviese esa visión pesimista del mundo, no significaba que se la contagiara.
-Sabes...¡algún día viajare a otro mundo! este sitio se me esta quedando pequeño... ¡buscare mi oportunidad en otra parte!- y finalmente le señalo y de improvisto dijo- ¡Oye! ahora que lo pienso... ¡Tu también deberías! ¿que me dices?
Parecía tremenda mente irresponsable y poco moral decirle a un chico pequeño que abandonara su hogar , a sus padres y emprendiera una alocada aventura por los mundos desconocidos, llenos de peligros, personas crueles, sincorazon, criaturas carnívoras, agujeros negros y a saber que mas...
-este mundo es ¡ENANO! ... se que te sera difícil imaginar... ¡3 distritos deben ser mucho para ti! Pero allí afuera, hay llanuras hasta donde alcanza la vista, océanos inmensos, aventuras en cada esquina... dibujos que dibujar...
Yer de repente se callo y volvió la vista hacia las estrellas, tal vez cavilando en sus propios deseos de viajar, o encantado por tan espectacular visión de las estrellas, intentando encontrar el hueco vació que una vez fue su hogar.
POSTEADO: Dec 11 2017, 01:47 PM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL:
EXPERIENCIA:
HP:
MP:
PLATINES:
Caminamos hasta llegar al campanario del que siempre me había preguntado cómo se llegaba. Allí las vistas de la ciudad eran mejores que en ningún otro sitio, pero en vez de mirar al suelo, Yer quería que mirara arriba. El cielo. Ese enorme manto negro decorado por una infinidad de estrellas, esos puntitos luminosos que eran tan pequeños porque estaban muy, muuuy lejos, pero que nada más verlos te hacía dejar de sentir solo. Al menos en mi caso.

Asentí al relato de lo de que cada estrella era un mundo. Me lo habían contado, y por lo visto era cierto, lo cual implicaba que había una infinidad de posibilidades allí fuera. Mundos de todo tipo, más grandes o más pequeños, quizá algunos que fueran un simple puñado de islas rodeadas de un mar tormentoso, o quizá otro en el que no hubiera más que fuego y lava pero que, de algún modo, hubiera vida. Seguramente ya no quedara nada nuevo que ver, ¿o quizá sí? Lo importante es que todavía podía ir a ver todo eso, si conseguía tener el valor suficiente como para hacerlo.

Sin embargo, había algo que no comprendía en lo que dijo.

—Si toda esa oscuridad es la misma que consume los mundos, ¿por qué todavía quedan estrellas? — no, tenía que haber algo diferente en ella, aunque en ese momento no importaba. Estaba embelesado con las estrellas, las palabras de Yer, el imaginarme a mí mismo en otros lugares, viviendo aventuras como papá.

Antes de darme cuenta había rebuscado en el morral los dibujos que siempre llevaba encima. Se parecían a lo que había estado contando Yer, y eso hizo que el poder ver otros mundos se convirtiera en mi mayor deseo. Aun así, había una pega.

—Pero... para ir a verlos se necesita poder, ¿no? — para mí era poco más que un sueño en ese momento, y saberlo me hizo suspirar —. Algún día podré ir a verlo. Mientras tanto... Espero que puedas encontrar tú algo que te anime entre todas estas estrellas.

Se lo veía bastante necesitado de una mano amiga, y era triste que hubiera hecho buenas migas con alguien como yo.
POSTEADO: Dec 11 2017, 02:38 PM
RAZA: humano
EDAD: 19
MUNDO: ciudad de paso
AFINIDAD: electricidad
LLAVERO:
NIVEL: 5
EXPERIENCIA: 70/80
HP: 140
MP: 80
PLATINES: 400 platines
Yer Noligma siguió admirando las estrellas, y la oscuridad inmensa de detrás de ella, pensando que el chico tenia algo de razón, si tan grande e inmensa era la oscuridad ¿por que los mundos se resistían tanto por desaparecer? parecía ilógico, la oscuridad daba tanto miedo, era tan fuerte tan profunda y aterradora, con miles y millones de monstruos en su oscuridad.
-no se... tal vez se necesiten mutuamente para coexistir o tal vez haya sido pura suerte... tampoco soy un genio chaval.... hay cosas que no se decirte.
Estaba algo enfurruñado por que el chico le hubiera arruinado la fantasía de una gigantesca oscuridad a punto de aplastarlo todo, simplemente demostraba que ese miedo procedía de su propio corazón el miedo ¿a que? ¿a lanzarse a ese mundo lleno de estrellas? ¿o que no encuentre en ellas su "oportunidad"? que todo no sea mas que una quimera y que este condenado a bagar sin rumbo y a ser derrotado una y otra vez.
-Obviamente... a no ser que tengas dinero para comparte una nave gumi... ¡¿tienes?! por que me vendría de perlas una nave ahora mismo...
Yer Noligma sonrió picara mente esperando que el niño, cuando de repente, dejo de sonreír y miro para la ciudad ¿había visto una sombra moverse? no seria extraño que hubiera sincorazon, era del todo normal, pero, se sentiría algo "chungo" si al chiquillo le pasaba algo en su "cuidado"
-¿donde vives? se ha echo tarde, debería acompañarte de vuelta.
se levanto lentamente y por un momento casi cae por el borde, pero se sostuvo y suspiro, mientras disimulaba como si se estuviera riendo.
-jajajja... acabo de caer, que tu nombre casi parece decir "Amatista"
dijo y disimulo esconder una risa, pero lo que hacia era atisbar los alrededores, no estaba en forma para combatir sincorazon y dudaba que el crió pudiera, pero no parecía haber sincorazon... aunque eso nunca ha sido un problema para que aparezcan de repente en esos vórtices tan monos que crean.
-todo parece despejado...
se dijo a si mismo, esperando que el niño no lo oyera o al menos no entendiera el por que de sus palabras.
POSTEADO: Dec 13 2017, 08:26 AM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL:
EXPERIENCIA:
HP:
MP:
PLATINES:
Imaginaba que no podría conseguir una respuesta a esa pregunta tan pronto, pero me atraía la idea de que la oscuridad y la luz se necesitaran. Eso quería decir que nunca acabaría dominando ninguna de ellas y que, por tanto, la situación que había hoy día tenía solución. Quizá no la viéramos nosotros, pero algún día podría llegar a darse. El tema pasó entonces a la forma de salir de Ciudad de Paso. Una nave gumi. No sabía qué era eso exactamente, pero lo escuché varias veces y solo llegué a una conclusión; era caro de narices.

—Si tuviera dinero para eso habría tenido un guardaespaldas que me protegiera de los abusones — tenía todo el sentido del mundo. Con lo caro que era eso podríamos tener un mayordomo que se dedicara simplemente a seguirme a todas partes para que no me pasara nada. Claro que así no habría podido ir nunca a esos callejones porque me lo habría impedido.

… Estaba bastante bien eso de no ser rico, en realidad. Mientras pudiéramos comer cada día y dormir bajo techo, no me importaba no tener una fortuna. Además, parecía que Yer había adoptado durante ese rato el papel de protector, porque me preguntó dónde vivía para acompañarme. O eso dijo. Después de eso mencionó mi nombre, y la verdad es que acertó.

—Oh, es que significa Amatista — reconocí —. Mis padres se pensaban que iba a ser una niña, ¿sabes? Y como no tuvieron tiempo ni imaginación para cambiarme el nombre me quedé con Amethyst. A mí me gusta — me encogí de hombros —, prefiero eso que no Emerald o Ruby.

Dicho lo cual me levanté y señalé hacia un punto del distrito 2. Me dijeron que señalar era de mala educación, pero estaba muy cantado. Mi dedo apuntó a una de las calles más cercanas a la fuente de las campanas. No tenía pérdida.

—Vivo en esa calle, en el número 7 — le comenté, antes de pasarme de nuevo la mano por la mejilla donde me pegaron —. … ¿Se me nota mucho el golpe?
POSTEADO: Dec 14 2017, 04:34 AM
RAZA: humano
EDAD: 19
MUNDO: ciudad de paso
AFINIDAD: electricidad
LLAVERO:
NIVEL: 5
EXPERIENCIA: 70/80
HP: 140
MP: 80
PLATINES: 400 platines
Yer Noligma sonrió mientras oía al chico hablar, le gustaba como iba captando la idea que intentaba inculcarle, el se sentía como un padre educando a sus hijos o un abuelo compartiendo su sabiduría con los más jóvenes ¿llegaria a experimentar algo parecido con su propia prole? Parecía poco probable, primero necesitaría una chica dispuesta a domesticarlo, luego no morir antes de criar hijos
.. ambos asuntos parecían muy poco probables.
-Los platines son importantes, pero, va y viene ¿Sabes? Hoy tienes mañana no. Pero el poder siempre permanece... Gasté fuerte y nadie podrá detenerte.
Si, aún seguía con su filosofía de la vida, quería gravarsela a fuego en su joven mente ahora que aún podía cambiar el rumbo y no acabar siendo otro Paria como Yer.

Sobre el nombre, intento poner cara de póker, aunque era muy difícil y solo le salía una sonrisa torcida que le daba aspecto incómodo.
(Que clase de padres más irresponsables tiene este chaval... Este va al colegio y se lo comen con patatas...)
Pero como antes intento pensar que era una costumbre de su mundo que los hombres tuvieran nombres femeninos.

-Si, bueno... Muy bonito...

Al señalas la calle Yer se aproximó a las escaleras, para bajar, pero la pregunta del chico le pillo desprevenido, aunque por naturaleza le recordó a esa típica pregunta trampa que le hacían las mujeres.
"¿Estoy gorda? ¿Este vestido me queda bien? ¿Sabes que día es hoy?"

- que va!! no se te nota nada.

Mintió descaradamente bajando las escaleras sin mirarlo, tenía otras cosas de las que preocuparse, que de los problemas que tendría ese chaval en su casa.
POSTEADO: Dec 15 2017, 06:36 AM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL:
EXPERIENCIA:
HP:
MP:
PLATINES:
Tampoco es que quisiera ser lo bastante fuerte como para que nadie me tosiera. Con poder defenderme de lo que se me pusiera delante ya iba bien. Todo lo demás lo podía conseguir con ser un poco listo. Eso decía normalmente mi padre; con la fuerza bruta no vas a salir del paso siempre. Ya tendría tiempo de ser como él, de momento me contentaría con que me dejaran en paz los abusones.

Y quizá lo hicieran al ver que había hecho buenas migas con un tipo tan chungo.

Tras su reacción al anécdota de mi nombre y con su respuesta a lo del golpe no pude hacer otra cosa que reír, reír mucho. Esa ironía tendría que haber sobresaltado a los habitantes de tres mundos más allá como poco.

—Mientes muy mal — le dije en el momento en el que me pude controlar y comenzar a caminar en dirección a casa —. Aunque ya veré qué hago.

Sin estar tan hecho polvo mi padre también daba bastante miedo cuando se enfadaba, y sabía que encontrarme con ese golpe en la cara haría que estallara, con lo que acabaríamos sufriendo las consecuencias tanto yo como los que me hicieron daño. Y eso quizá me diera problemas. Como tampoco quería que asociaran a Yer con lo que había ocurrido prefería que me dejara cerca, no en la misma puerta.

—Una vez entremos en mi calle ya no hace falta que me acompañes — aseguré —. Seguro que tienes mejores cosas que hacer. Como ir a que te atienda un médico.

Por muy duro que fuese, esas heridas debían hacerle un daño increíble solo por mantenerse en pie. No digamos caminar. Para encima tener que aguantar una de las miradas asesinas de papá. No, mejor que no acabara metido en un problema como ese.
POSTEADO: Dec 16 2017, 03:41 AM
RAZA: humano
EDAD: 19
MUNDO: ciudad de paso
AFINIDAD: electricidad
LLAVERO:
NIVEL: 5
EXPERIENCIA: 70/80
HP: 140
MP: 80
PLATINES: 400 platines
Ante las palabras de Amathys no pudo más que lanzar una carcajada mientras negaba con la cabeza como si quisiera rechazar algún tipo de malentendido.

-jajajaja !! Si claro, yo Sere malo mintiendo... ¡Pero no soy estúpido! Por supuesto no voy a quedarme para que tus padres me den la vara.

No ayudaba al chico por piedad, ni por amabilidad, no era buena persona en ese sentido, era egoísta, no por que tuviera remordimientos de otros como el a quienes trato fatal, no por que quisiera vivir sus sueños a través de el, o por que tuviera complejo de padre... ni mucho menos hacia las 3 cosas a la vez... O si? Quién sabe.

-Por supuesto tengo mejores cosas que hacer... ¿Tu que te crees? -bramo claramente ofendido - ¡Pero que me vea uno de esos matasanos! ¡no es una de ellas!

No es que no le gustara ir al médico, más bien no soportaba que un crío le dijera que o no podía hacer, era algo superior a si mismo, rebelarse contra cualquier tipo de de sistema imperialista.
Pero tuvo que dejar el tema, las sinuosas calles, eran oscuras tenebrosas y estaban en absoluto silencio, algo que no le gustaba en absoluto y ponía su piel de gallina.
-Vamos... Casi hemos llegado.
Casi, justo cuando un par de pequeños faros luminosos se centraron en ellos, dos puntos tenebrosos que los miraban fijamente. Esos ojos parecían mirarlos muy profundamente, mientras sus negros dedos se movían como garras y sus antenas bailaban emocionadas, una pequeña sombra los había encontrado.
- ¡Sincorazon! Maldita sea
Yer Noligma desenfundo su arma y disparo, fallando el tiro, haciendo que la sombra se alertara y se fundiera con el suelo. Yer Noligma siguió disparando a la sombra que se movía por el suelo, pero solo hacia agujeros en el pavimento, dejándose llevar por el miedo, se quedó sin balas. Mientras recargaba, la sombra paso por debajo de él y salio, justo delante de Amathys.
- ¡Cuidado!
POSTEADO: Dec 18 2017, 09:04 AM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL:
EXPERIENCIA:
HP:
MP:
PLATINES:
No tenía muy claro que eso de no ir a ver a un médico fuera bueno, pero tampoco tuve tiempo de intentar hacerle ver que dejar que eso se curara por sí solo era la peor idea que podía tener. En lo que nos acercábamos a mi calle hizo acto de aparición un sincorazón. Escuché sobre ellos, y el encontrármelo al comienzo despertó mi curiosidad. Normalmente aparecían en grupos, ¿qué hacía ese ahí solo?

<< Espera. >>

Me aseguré de que de verdad estuviera solo. Derecha libre. Izquierda despejada. Nada por detrás. Sí, estaba solo esa sombra, lo cual hizo que no me acordara del peligro que suponía un sincorazón, por poco o nada acompañado que estuviera. Mientras yo me preguntaba por qué estaba solo Yer tuvo más sentido común y trató de hacer algo para ahuyentarlo, si bien la Sombra solo se azuzó y se fundió en el suelo para evitar que la hirieran. Ese fue el momento en el que sí sentí el peligro, sin necesidad de escuchar el grito de Yer, porque vi cómo se dirigía a mí.

En los que la Sombra salía del suelo y saltaba, yo retrocedí por instinto, pero no fue suficiente. Se había lanzado a por mí, con las garras por delante. Yo me agaché y me protegí con mis brazos, como si eso fuera a servir de algo. Una vez más me pudieron los nervios y chillé. Y con ese chillido no llegó nunca el ataque. Tras darme cuenta de que tendría que haber recibido un zarpazo desde hacía rato me atreví a asomar la vista, destapando solo un ojo.

Me había quedado rodeado de un montón de estacas de hielo que me tenían a mí mismo como centro. La Sombra no estaba, ¿le había dado ese hielo? ¿De dónde había salido? Es más, ¿por qué se deshizo en esquirlas en vez de fundirse?

— ¿Qué ha… pasado? — no me encontraba muy bien. Quizá me hubiera mareado por los nervios. No importaba, estábamos bien. O eso o el mundo de los muertos era exactamente igual al de los vivos.

Necesitaba descansar, eso estaba claro.

—Creo que prefiero no saber si van a venir más — le dije a Yer, tratando de mantenerme natural, pero la situación me superaba. No sabía ni por dónde empezar; el hielo, la desaparición del sincorazón, lo mareado que estaba…
POSTEADO: Dec 22 2017, 02:01 AM
RAZA: humano
EDAD: 19
MUNDO: ciudad de paso
AFINIDAD: electricidad
LLAVERO:
NIVEL: 5
EXPERIENCIA: 70/80
HP: 140
MP: 80
PLATINES: 400 platines
Yer Noligma se volvió lo más rápido que pudo, el no era un héroe, ni siquiera un villano, no era nadie, solo un criminal de poca monta que ni siquiera era lo bastante importante como que a nadie le importase. A pesar de todo, no quería que nada le ocurriera al chico, no queria más pesadillas rondando sus sueños, ya tenía demasiadas.
Un estallido de luz azulada le impidió ver lo que ocurría, se tapo los ojos y cuando pudo ver, lo primero que vio fueron pequeñas estacas de hielo, le apuntaban amenazantes. Retrocedió tan patosamente que tropezó y se quedó apoyado contra el muro, respirando con dificultad ante tal susto.
-¡¿Pero que?! ¡¿Como es posible?!
El joven Amethyst apareció mientras las esquirlas se desvanecían de su alrededor, como si hubieran sido la cáscara de un huevo protector. No había ni rastro del sincorazón, y el joven parecía algo asustado y confuso, parecía tan débil, tan susceptible... Tan manipulable...
Yer Noligma recordaba perfectamente la paliza que le dio Axelerator, usando un poder muy parecido al que usaba el joven, era magia, magia poderosa, ese chico podría ser tan poderoso o más que el que lo tumbo, pero lejos de asustarlo o envidiarle, guardo esos sentimientos muy al fondo, ya que ese joven podría ser su oportunidad, la oportunidad de su renacer, la oportunidad de ganar más dinero para comprarse la maldita nave y escapar de este tugurio de mundo.
- Tranquilo, no pasa nada, ha sido error mío...
Agarro suavemente al joven de sus pequeños hombros y lo guío en su conmoción, en la dirección contraria a la que estaba yendo hacia unos momentos, dejando la calle del joven atrás.
-Tranquilo, hay un hotel aquí cerca, es mejor y más seguro, créeme.
Yer Noligma busco, pero no veía más amenazas, pero no quería correr el riesgo, y mucho menos soltar a su nueva presa, su gallina de los huevos de oro, no iba a dejar que su nueva oportunidad se escapara de entre los dedos, pero... No era el momento ni lugar para hablar, primero tenía que llevarlo a un lugar seguro, allí hablarían de su futuro, le haría ver su destino, su lugar en este mundo.
POSTEADO: Dec 24 2017, 06:03 AM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL:
EXPERIENCIA:
HP:
MP:
PLATINES:
Esperaba alguna clase de guía por parte de Yer, ya que era mayor y se suponía que sabía más de… todo, en general, pero lo único que hizo fue apoyar sus manos en mis hombros y alejarme de casa. No. Estaba tan cerca… ¿Por qué iba a querer ir a otro sitio que no fuera mi casa? ¿Qué importaba que fuera más seguro?

—P-pero mi casa está allí — y mis padres, y mi hermano también —. Si la calle no es segura tengo que… decírselo.

Me intenté debatir, pero era débil, muy débil. No podía con la fuerza de un adulto por mucho que quisiera, y lo único que hacía era cansarme más y quedar en ridículo. Pero tenía que haber una manera de conseguirlo. Debía pensar rápido, porque me iba alejando poco a poco de casa.

— ¡Suéltame! — le exigí a la desesperada, mientras me encomendaba a lo que se me ocurriera para poder sacar una idea en claro. Pero no fue así y cuando me quise dar cuenta ya estábamos entrando en supuestamente un lugar seguro. Quizá… ¿la mejor forma fuera escucharle y esperar a que bajara la guardia?

Ya no me quedaba otra, con lo que una vez estuvimos en las paredes de ese edificio que sabía que detestaría al menos durante los próximos años, le fruncí el ceño a Yer, en lo que mi pelo le apuntaba. Tendría que hacerme el duro para salir de ahí, así que lo primero fue la pregunta del millón, no sin ser brusco.

— ¿Por qué me has traído aquí? Se supone que estabas acompañándome a casa.

Al menos eso había dicho en el momento en el que estábamos observando el cielo y la ciudad desde ese campanario. Y ahora, por una simple Sombra que había salido despavorida por un poco de hielo,me estaba reteniendo en un sitio que no conocía. Quizá sí tendría que haber intentado volver solo.

La que me caería como se enteraran...
1 User(s) are reading this topic (1 Guests and 0 Anonymous Users)
0 Members:

Opciones de tema
Pages: (2) 1 2 
Responder
Nuevo Tema
Encuesta


 


 

Afiliados
✭ Hermanos ✭

✭ Elite ✭
FINAL FANTASY: ZeroBoruto ROLSailor Moon Sacrifice
Keys of Destiny ha sido creado por A Nerd Girl así como de ideas del Staff y miembros que han colaborado en su creación.

Su ambientación se basa en Kingdom Hearts creando un universo alternativo de esta saga creada por Square Enix.

La historia ha sido creada por A Nerd Girl, el skin ha sido gracias a Shaeiki por su dedicación.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
✭ Directorios
AFILIADOS NORMALES
Shiki Topsite!