Keys Of Destiny

Hacía años ya que tras la Guerra de las Llaves Espada dejaron a una orden de portadores en Tierra de Partida. Esta orden llevaba la tradición de portar el arma y no errar como sus antecesores. ¿Verdad? Años han pasado desde la última entrega de la Salva del Maestro, una Llave Espada que lleva el líder de cada generación de portadores, aquella que muy pocos saben su razón especial. Años pasan y generaciones siguen pero su portadora no cambia: La Maestra Xine.

Esta generación en particular sucedieron puntos clave que empezaron a quebrar esa solidez que tenía. Por un lado el Maestro Solunox, obstinado con romper las normas para traer la justicia que muchos deseaban y separándose un poco de Tierra de Partida para proteger Vergel Radiante. Empezó a reclutar aprendices de varios mundos, aquellos que había sufrido las injurias sociales y que deseaban levantarse contra los tiranos. Por el otro, el Maestro Mikhael que por razones desconocidas un día dejó de ser el mismo. Hace 7 años un hecho hizo cambiar al destino. Su llavero se cambió a Innómita el mismo día que mató a sangre fría a la dulce Maestra Mir. Tras ello desertó y comenzó a vagar por los mundos incluso creando portadores de forma aleatoria, ¿habrá pensado en las consecuencias?

Los tres Maestros restantes tenían sus facciones: una buscaba mantener el Equilibrio inmóvil de los mundos, el otro quería la Justicia para aquellos criminales y líderes crueles... Y aquellos que vuelan con las alas de la Libertad seguirán su instinto sin un Maestro que los guíe en el camino.
Noticias
20 /01 / 2018
Xine
Solunox
Mikhael
Mir
 
Responder
Nuevo Tema
Encuesta

 Avalancha Y Huérfanos [misión], Orchis, Ling, Kristian y Ragnar
POSTEADO: Dec 18 2017, 06:55 AM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL:
EXPERIENCIA:
HP:
MP:
PLATINES:
Normas de misión


Esta es una misión sin combates. Se trata de una misión interpretada por los participantes. Usando la descripción de la misión tendrán que narrar entre ellos (si es posible coordinarse incluso) la misión y los sucesos que pueden meter en ella. Se podrán controlar los NPCs varios del pueblo y el ambiente para poder tratar el tema.
  • Mínimo de páginas del tema: El número de participantes + 1
  • La normativa de rolear (metarol, overpower y control de otros personajes no NPCs) existe
  • No hacen falta dados en el tema
  • Se pide terminar la misión en el plazo de 2 meses desde su apertura (18/12/2017)
  • Una vez terminada la misión se pedirá cerrarla en el tema correspondiente
POSTEADO: Dec 19 2017, 05:30 PM
RAZA: Vampiro
EDAD: Mas viejo que Xine
MUNDO: Villa Crepúsculo
AFINIDAD: Espacio
LLAVERO: Acero Chocobo
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 65/100
HP: 150
MP: 105
PLATINES: 285
Por la mañana.
-Vergel Radiante-


- La camisa, el bañador y las sandalis puestas, el tabasco guardado y que no se me olvide la sombrilla y la toalla. -

Ya tenía todo listo para hacer otra escapada a la playa en las Islas del Destino. Aunque había un fuerte Sol en dicho mundo, las aguas cristalinas, la suave brisa y la tranquilidad que incitaba a tirarse una buena siesta, compensaban enormemente la intensidad del Sol. Y pensar que le cogería el vicio de escaquearme para ir a la playa.

Y me habría salido con la mía de no ser porque nada más salir de mi cuarto en bañador y con la sombrilla en el hombro, estaba Sol esperandome. - Supongo que quieres algo, verdad? -

Actualmente.
-Tierra de Dragones-


- Salvar a unos niños... - La idea de ir a este páramo inóspito en lugar de ir a la playa me sacaba un poco de quicio. - No playa, no siesta y todo por unos condenados crios que hay que rescatar. - El único lado bueno que veía a todo esto era que en esta zona montañosa llena de nieve, no iba a pasar calor, y menos aún cuando llevaba todavía puesto mi atuendo para ir a la playa, porque se ve que no había tiempo para cambiarme, no, tenía que ir ya de ya.

- Interesante, aqui hay más nieve. Tal vez pueda... - Ni bien terminé la frase para cuando me tiré de espaldas contra la nieve para luego mover los brazos y piernas para crear uno de los típicos ángeles de nieve. - A ver que tal quedo... No fastidies. - Al levantarme pude ver que no me salió un angel de nieve y que en su lugar lo que salió fue la silueta de un demonio en la nieve. - ¿Pero que clase de brujería azota estas tierras? -

10 minutos más tarde...

- Paso, ya llevo como treita intentos y siempre me sale lo mismo... - Gruñí por lo bajo al ver que no me saliá un ángel de nieve y que en su lugar dejé por el camino un rastro de demonios de nieve que ahora que lo pienso, le sería muy fácil a cualquiera seguirlos para llegar a la zona de la supueata avalancha en donde se supone que hay que rescatar a los niños.

- Al menos hace fresquito. - Dije mientras bebía un poco de Tabasco que pude traer conmigo mientras seguía el camino hacia el lugar de la avalancha, pero sin volver a tratar de hacer más "ángeles de nieve".


user posted image
POSTEADO: Dec 27 2017, 03:07 PM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL: 4
EXPERIENCIA: 0/60
HP: 110
MP: 75
PLATINES: 250
Hacía tiempo que no volvía a su mundo natal. Desde que le habían entregado la llave espada se había dedicado a saltar de mundo en mundo, viéndolo todo y llevándole la mala suerte a todo el mundo, por desgracia. Pero hoy era uno de esos dias en las que estaba decidido darle la vuelta a la tortilla, como quien dice la cosa.

Con la coleta bien atada a la altura de la nuca y los guanteletes bien atados en sus muñecas, empezó a andar por los paramos helados que eran el norte de China en búsqueda de aquel poblado que había acabado atrapado en la avalancha. Ya habían tenido toda la mala suerte que podían tener, así que su poder no influiría en nada, o eso esperaba.

Ya acostumbrado a esas temperaturas extremas de otros mundos y la época en la que estuvo vagabundeando por esa zona, iba sin mucho problema sin camiseta y en sandalias por aquel lugar. Aun así, seguía pasando algo de frío, pero no para caer congelado al suelo. Aun así sabía que caería resfriado el día siguiente de la misión. Esa era su maldición de la mala suerte, que toda la vida lo había seguido y así iba a seguir, por lo que parecía.

— Soy yo o esta zona se ha vuelto mas fría que la ultima vez...? — no podía acariciarse los brazos para calentarmelos con los guantes, los que el chico suponía que estarían mas fríos que la nieve. Podría arrancarse la piel a tiras si se atrevía a tocarse la piel con ellos — Como sea... espero encontrarlo pronto...

Finalmente, a lo lejos le pareció ver algo grabado en la nieve. Cuando se acercó a observarlo... Un demonio? Mirando a sus alrededores, habían varios grabados iguales a los anteriores. Con el cejo fruncido, siguió el rastro de "demonios de nieve" hasta llegar al sitio donde habían quedado todos, donde había un hombre pelirrojo intentando hacer un angel de nieve. Observó su espalda, mirando el rastro. Como demonios había acabado grabando eso si hacia solo un angel? Sea como fuere, el moreno de la coleta se acercó al pelirrojo sin mucha preocupación.

— ¡Hola! — ya a unos metros levantó el brazo y lo movió de un lado a otro con una sonrisa divertida en sus labios, tardó poco en llegar al lado del pelirrojo. — Vienes aquí por la misión, supongo no? Me alegro no ser el unico que se preocupó por esas criaturas. — Rió un poco sacando pecho y finalmente le ofreció la mano. — Me llamo Ling, por cierto... — De repente me acordé lo que hacía el frío extremo a la piel y retiré la mano antes de que me la diera. — Lo siento, despiste, mis guantes estan algo congelados ahora. — rió otro poco, sacandole la importancia al hecho y se llevó ambas manos en la cintura, sobre las telas que llevaba ahí.

— Y bien, los demás no tendrían que ir llegando ya? — se quedó mirando al fondo del camino, esperando con ansias a poder ir al pueblo de una vez.
POSTEADO: Dec 27 2017, 05:59 PM
RAZA: Huli Jing
EDAD: +1000
MUNDO: Tierra de Dragones
AFINIDAD: Luna
LLAVERO: Da ji nü wa
NIVEL: 7
EXPERIENCIA: 5/120
HP: 170
MP: 120
PLATINES: 233 Platines
Lo bueno del hogar era sus amplios campos y terrenos que permitían poder ser un zorro a tranquilidad y sin problemas claros ni dudas extrañas. Mis manos en zarpas y mi pelo me protegieron de brisas heladas que harían tiritar a cualquier humano. No era que tuviera frío con mi aspecto humanoide, estaba acostumbrada a ir con la fina ropa de siempre por el lugar sin importar la temperatura: era la rapidez.

A cuatro patas y más grande pude recorrer desde el pueblo donde oí la emergencia hasta en un rato llegar al destino. Donde dos humanos estaban esperando,quizá buscando más voluntarios para el rescate. A los pocos metros mi figura animal se iba transformando en la de una dama. Mi aspecto de bella mujer siempre era más agradable a la vista de los primates y caminé con tranquilidad. En mi ropa estaba en la transformación y no tenía tanto frío. Me acerqué a la pareja de hombres.

Uno estaba tumbado, con haciendo figuras en la nieve. Su pelo era rojizo pero a su vez se notaba algo raro. No podía mirar con los mismos ojos al otro chico que iba sin parte de ropa superior pero a su vez por sus rasgos podría creer que fuera de la zona. Un extranjero y un hombre arrmado con guanteletes de acero o quizá de otro metal. Me acerqué mirándolos con curiosidad, los escuché en la lejanía pero quizá debía hablar: — Si bien deberíamos esperar un poco, oigo pasos quizá alguien más se unirá a nosotros —comenté a los dos mientras los miraba, curiosa me acerqué al hombre sin ropa superior—. Tu piel está entintada, más no es temporal... Curioso —expresé mientras miraba los dibujos, parecían símiles a los de vestidos elegantes que veía hace tiempo en la capital mi mirada pasó luego al otro humano y lo miré con duda—. Tu hueles extraño, ¿sangre? Y tu color de pelo no es algo común de la zona: ¿extranjero? Mmm... ¿Y qué se supone que haces en la nieve?

Si, era curiosa, cotilla pero quería saber de donde provenía. Mis colas se movían a cada palabra que decía. Giraban, retorcían mis manos intentaban limpiar algunos copos sobre mi pelo que se metían en mis orejas luego—. Soy Orchis, un placer ¿venís por los huérfanos y la avalancha?

Y con esas esperé la respuesta de los dos desconocidos. Atenta a los pasos de quizá otro nuevo desconocido.


user posted image
POSTEADO: Dec 29 2017, 12:40 PM
RAZA: Sireno
EDAD: 25
MUNDO: Atlántida
AFINIDAD: Agua
LLAVERO: -
NIVEL: 5
EXPERIENCIA: 35/80
HP: 140
MP: 80
PLATINES: 184
El cómo había llegado a este lugar, no tenía ni idea. Pero el caso es que había una especie de peligro de que gente muriera, por el frío... Estaba acostumbrado al frío bajo el mar, las partes mas profundas eran las que hacían que se te congelase el cuerpo de manera general. Pero en cuanto llegué al lugar, empecé a sentir el frío como nunca antes. Este era una especie de frío seco, con viento que hacía que empeorase la situación. Menos mal que tragué mi orgullo antes, y me había abrigado como me dijeron, y aún así estaba seguro de que no era suficiente.

Esta era la última vez que iba a pisar este mundo. Mi objetivo era tratar de encontrar mi mundo, y quedarme en él después de destruir la nave que me traía para evitar problemas. Y era horroroso tener que estar con una maldita sonrisa TODO el tiempo hasta que llegaras a tu destino. Al que se le ocurriese que el combustible de las naves fuera eso, le iba a dar un puñetazo antes de ensartarlo con mi tridente, y rematarlo ahogándolo hasta que perdiese su vida. No me gustaba tener que sonreír todo el santo viaje, como si estuviera alegre de estar en la absoluta mierda de aventura, tratando con criaturas de oscuridad que al parecer eran una amenaza o algo así.

Y bueno, al ir llegando al lugar de reunión, pude ver a alguien... que estaba casi desnudo, aunque al menos era como de mi opinión en ese aspecto de que cuanta menos ropa mejor, a pesar de que ahora hacía un frío mas agudo; pero soportable en mi opinión. Aunque quizás, al haber dos personas más; aunque una me parecía que estaba entre loca y mas cuerda al mismo tiempo según mis creencias, pero también me preguntaba cómo aguantaba el frío de esa manera. No es que tuviera yo tampoco mucho abrigo, como dije, el agua del fondo del mar era bastante fría.

- Estoy para lo de los huérfanos y eso. Vamos a sacarlos, y a dejarlos bien. Y mi nombre es Kristian.- Dije, pasando de ellos en cierta manera, porque tenía más ganas de terminar con esto que otra cosa. El que los ayudara estaría bien, aunque estaba seguro que mis hechizos de agua no iban a servir más que generar más hielo por la temperatura. Y si yo tenía frío, esos huérfanos que no estaban como yo lo estarían pasando todavía peor. Y aunque no lo parezca, tengo mi corazón y no me gustaba dejar a unos niños a su suerte para que murieran congelados. Así que cuanto antes se les dejara bien, mejor y más tranquila mi conciencia se quedaría.
POSTEADO: Jan 3 2018, 06:53 PM
RAZA: Vampiro
EDAD: Mas viejo que Xine
MUNDO: Villa Crepúsculo
AFINIDAD: Espacio
LLAVERO: Acero Chocobo
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 65/100
HP: 150
MP: 105
PLATINES: 285
Pecho palomo, la colas y el borde que huele a pescado. Esos fueron los motes que pensé en cada uno para identificarlos, siendo que pecho palomo parecia el más alegre de los tres, la colas era la cotilla y el borde pues... Eso, que parece tener mucha prisa. Guardé el bote de tabasco en el bolsillo del pantalón y me acerqué a pecho palomo agarrandole de los guantes y generando unas llamas en la palma de mis manos durante dos segundos calentando los guantes de acero quedando estos tíbios y emanando un poco de vapor al soltarle ambas manos. - Con esto ya no deberías de tener problemas. -

Si bien no contesté a ninguna de las preguntas que me habían hecho antes, no fue por no querer hablar, sino más bien a que al momento de terminar de hablar pecho palomo, apareció la colas y al terminar de formular su pregunta, apareció en igual medida el borde, aunque trás él no apareció nadie más, siendo que solo erámos cuatro.

- Pues parece que solo somos nosotros. Antes de hacer nada. ¿Alguno posee magia de fuego o algo que pueda ayudar contra la nieve? - Dije a los presentes, pues si bien yo poseía dicha magia, sería muchísimo mejor que alguien más la posea o por el contrario, que tengan algo para ayudar contra la nieve, pues no aguanto muy bien del todo el calor y ya no soy tan diestro con dicho elemento desde que me convertí a lo que soy actualmente. - Aparte, si alguno de ustedes es autóctono de la zona o conoce bien estas tierras, debería de ponerse en la delantera y guiar al resto por si conoce algún atajo o si sabe de algún peligro por el camino para estar prevenidos. Sino deberíamos de empezar a movernos, pues no podemos permitirnos el perder más tiempo. - Con tono firme y decidido, empiezo a dar instrucciones que si bien tal vez a alguno o incluso a todos les pueda parecer molesto el que me tome tal libertad, era para ahorrar tiempo y no escatimar luego en perdidas innecesarias.

Además, el tiempo no corría en nuestro favor por lo que no iba a aceptar la estupided e incompetencia de nadie.


user posted image
POSTEADO: Jan 23 2018, 07:12 PM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL: 4
EXPERIENCIA: 0/60
HP: 110
MP: 75
PLATINES: 250
El pelirrojo le dió ambas manos y, sin que él se lo esperaba, estos se calentaron completamente. Sus ojos verdes se abrieron levemente y levantó ambas manos con una sonrisa, mirándose los guantalentes ahora calientes. De nuevo miró al hombre de la armadura mostrandole una amigable sonrisa de agradecimiento.

Tras mi pregunta se presentó ante nosotros una mujer que, al girar la cabeza y verla, solo provocó un pequeño sonrojo en las mejillas del moreno. Era una mujer de rasgos orientales, como él, con dos orejas de zorro sobre su cabeza y nueve colas blancas que salían de debajo de su falda. No estaba muy bien entrenado a hablar con mujeres tan atractivas (si bien su maestra era una mujer bella, tampoco llegaba a esos extremos), En menos que me pudiera dar cuenta ya me estaba examinando los tatuajes, con bastante mas cercanía a lo anterior, lo que hizo que mi cuerpo se quedara tenso de la vergüenza. —S-si... simplemente me han gustado los tatuajes... desde que me hice el primero...— Respondió tímidamente ante la curiosidad de la morena. Realmente no sabía si alguna vez había visto una Huli Jing, ya que estas se ocultaban muy bien en la sociedad, pero algo en su mente le gritaba que ella era la única que era así de curiosa.

Cuando fue a hablar con el pelirrojo, todo su cuerpo se soltó, girandose hacia otro lado, ya aliviado, llevándose una mano (ahora con el guantalente cálido) al pecho para suspirar. Mirando hacia otro lugar, avistó al hombre rubio que la mujer que se llamó a si misma Orchis había nombrado a lo lejos. Un saludo corto después, ya nos quedó claro que, tal como dijo el pelirrojo, estos eramos todos. El pelirrojo empezó a hacer un "informe" de la situación, lo que llevó al moreno a cruzarse de brazos, mirando a su ahora compañero con una expresión bastante mas seria.

Yo no tengo magia de fuego, mas bien de oscuridad, pero tengo brazos fuertes.— golpeó su puño contra la palma de la otra con algo de fuerza, como acto reflejo de decir eso. —Podría sostener lo que me pidáis, aparte de excavar y llevar a los niños a algún lugar que estén a salvo. Aunque...— Miró hacia otro lado, sin saber como decirlo. —Preferiría excavar y romper cosas, para ser honesto. Tengo una maldición que atrae la mala suerte y no quiero que le pase nada a los niños a los que tenga que llevarme.— Aclaró, mirándolo seriamente, para indicar que aquello no era una broma. —Pero en el otro lado de la moneda, conozco bastante bien esta ruta. Puedo guiaros sin problema hasta ahí.— Al decir eso mostró una pequeña y confiada sonrisa.

Sin decir mucho mas miró al cielo para identificar donde estaba el sol y empezó a andar hacia la dirección en su memoria, recordando como con su maestra no cogían la ruta principal para ir al monte que estaba detrás de el pueblo, sino que cogían un atajo. —Tenemos veinte minutos hasta llegar ahí por este camino. Vamos.
POSTEADO: Jan 24 2018, 11:19 AM
RAZA: Huli Jing
EDAD: +1000
MUNDO: Tierra de Dragones
AFINIDAD: Luna
LLAVERO: Da ji nü wa
NIVEL: 7
EXPERIENCIA: 5/120
HP: 170
MP: 120
PLATINES: 233 Platines
El grupo parecía emocionante. Un par de extraños y exóticos: un pelirrojo y Kristian que estaban bien a lo suyo. El primero tomó las riendas del asunto para empezar a relatar cómo podríamos organizarnos. Claramente el fuego derrite el hielo, pero si quema demasiado puede quemar madera bajo la nieve. Moví las orejas, oí ya un par de "squeek squeek" de ratones y ratas pasando por debajo nuestro bajo los metros de nieve. Parecían parabólicas buscando por el suelo esas dulces presas. ¡Contrólate Orchis! Moví las colas mirando a los chicos, una dama entre tantos seres.

Kristian olía a pescado, ¿podría hincarle el diente? Solo por curiosidad, aunque el pelirrojo ya exigía saber si podíamos cavar o ser de la zona. Cosa tan simple, nos mataba por dentro. Miré a Ling, parecía el más normal del trío de hombres. Que mono, adorable e imperfecta era la vida, cogí un poco de pelo para quitármelo de la cara— Yo también soy de la zona, aunque bueno yo... —comencé a hablar con la mano levantada para bajarla al poco, todo tras que hablase Ling— Al igual que Ling tengo un problema, sufro problemas de amnesia, bastante graves. Si estoy bastante bajo tensión puedo accidentalmente quedar inconsciente y luego olvidar todo lo que hice en el día —declaré bajando la emoción en el tono y siendo levemente más seria. Por ese entonces, comencé a dudar sobre mi utilidad—. ¡Pero tengo buenos oídos! Puedo escuchar hasta los ratones que están pasando bajo los metros de nieve que hay y puedo ser un zorro, algo más grande que los que habitúan y mi piel es muy calentita por lo que cargar con los niños no es problema para mi —comenté dulcemente

¡Ah si! Pelirrojo, zanahorio... o tomate... No has dicho tu nombre, dilo o comienzo a ponerte motes —amenacé al hombre ígneo, modales le faltaban, todos presentados pero él no dijo nada sobre quien era. Pícaramente miré al hombre y luego giré la mirada hacia Ling— ¿Vamos? No me importa tu maldición, yo ya tengo mala suerte por mi misma —expliqué al asiático para guiñarle el ojo dulcemente.


Si, le tenía pena. Al primer momento me resultó adorable con cómo me hablaba pero la seriedad de esas palabras. Esa maldición... Si alguien me miraba cuando comentó lo de su mal augurio, sabía que mi cara parecía ponerse algo triste. No comprendía bien, pero siempre era bastante emocional, y él no parecía ser alguien que mereciera tal castigo.

Solo parecía un chico entintado, bueno y fuerte. Teníamos también un merluzo por su olor y el chico de fuego.

Pero del grupo, no sé... Me parecía más tragable.


user posted image
POSTEADO: Feb 7 2018, 11:15 AM
RAZA: Sireno
EDAD: 25
MUNDO: Atlántida
AFINIDAD: Agua
LLAVERO: -
NIVEL: 5
EXPERIENCIA: 35/80
HP: 140
MP: 80
PLATINES: 184
Tenían que pasar a tratar de prolongar la cuestión de ver qué podíamos hacer... Entendía el punto de que si sabíamos lo que hacíamos, adelantaríamos mas, pero yo simplemente quería realizar este trabajo e irme. Aunque estaba acostumbrado al frío, este cuerpo no estaba aclimatado a este tipo, y lamentablemente estaba sufriendo los efectos de esto, queriendo prácticamente terminar rápidamente y salir pitando en la nave gummi más cercana posible para ello. Pero no, el tipo con pelo de color de una verdura llamada zanahoria tenía que pasar a intentar mantenernos comunicando. Y francamente, me importaba bien poco eso de la mala suerte... ya la tenía por haber venido directamente.

- Yo tengo fuerza física y dominio sobre el agua. Y me importa una mierda el resto, exceptuando terminar este trabajo. Así que, ¿nos vamos ya? Como dice el zanahoria, cuanto menos tiempo perdamos hablando, antes terminamos. - Espeté, esperando que nos pusiéramos en movimiento para así ir a rescatar a esos del orfanato, o reconstruirlo, o cualquier historia. Y el que no pudiera llegar a matar sincorazon me terminaba de cabrear del todo, pero el dinero era el dinero, y no iba a desperdiciarlo precisamente. Necesitaba reunir todo el dinero que pudiera para poder volver a casa, porque viajes a mi mundo de origen brillaban por su ausencia.

Sólo esperaba que no dijeran nada de que oliese a pescado o cosas así. Entendía que era por mi mundo de origen, pero el que no parasen de intentar decirme que me duchara; que a saber que era eso, o me limpiara era algo que fastidiaba mucho. Desde luego, echaba de menos mi mundo, donde todo era menos complicado, y desde luego, no tenía tantos dolores de cabeza ni que tratar con ente igual de tonta. Pero mientras tanto, tendría que soportarlo hasta encontrar la manera de volver...
POSTEADO: Feb 7 2018, 01:10 PM
RAZA: Vampiro
EDAD: Mas viejo que Xine
MUNDO: Villa Crepúsculo
AFINIDAD: Espacio
LLAVERO: Acero Chocobo
NIVEL: 6
EXPERIENCIA: 65/100
HP: 150
MP: 105
PLATINES: 285
Ragnar lo tenía ya claro, le había tocado uno de los grupos más disfuncionales que uno se podría encontrar, siendo el único en salvarse de esos tres fenómenos el pecho palomo, al menos el se mostraba cooperativo, en cuanto a los otros dos... Mejor no decir nada o acabamos a golpes. Por lo que sin más preámbulos, el grupo avanzó por el ataja que dijo el de la mala suerte.

- Vale, pues en marcha. -

Si, ignoró el que lo llamasen zanahoria y demás y siguió sin dar su nombre, despues de todo esos tres no son más que sangre dentro de una carcasa de piel y con la comida no se socializa, al menos ese es el razonamiento del vampiro que desprendía una buena cantidad de calor debido a sus poderes igneos haciendo que la nieve a su alrededor desapareciese ayudandole así a desplazarse sin problema alguno por aquella zona nevada y montañosa.

Sobre lo que harian llegado a la zona, Ragnar tenía pensado usar a la zorra como rastreadora para que buscase a los niños. Luego iría él mismo a calentar la nieve para ablandarla. Y por último hacer que los otros dos ayuden a la zorra a excavar en la nieve mientras Ragnar "supervisa" por no decir que vaguearía un rato. Al menos ese es el plan.

- Creo que esa zona de allá es a donde debemos ir. ¿Lo veis? -

Dijo señalando a lo lejos una gran masa blanca en donde se veía trozos de madera como si se tratase de algún techo. El problema era que aún estaban lejos de aquella zona, por lo que habría que seguir avanzando un rato más, siempre y cuando no haya problemas por el camino que los retrase.


user posted image
POSTEADO: Feb 10 2018, 06:44 PM
RAZA:
EDAD:
MUNDO:
AFINIDAD:
LLAVERO:
NIVEL: 4
EXPERIENCIA: 0/60
HP: 110
MP: 75
PLATINES: 250
El moreno estaba andando por simple inercia. Se acordaba del camino, pero estando el pueblo enterrado en nieve era posible que se pasaran de largo. Precisamente por eso, no paraba de mover sus ojos de un lado a otro, casi emparanoiado de pasarse el lugar donde se encontraban aquellos pobres infantes.

Por suerte, al mismo tiempo que él, el pelirrojo pareció darse cuenta de las placas de madera que sobresalían de la nieve. No recordaba ningún tipo de casa ni cosas parecidas ahí que no fueran ese pueblo. Ling se detuvo y se giró a ver al pelirrojo y asintió con una expresión seria.

Si, eso parece ser el orfanato, era la casa mas grande de esta pequeño asentamiento.— Volvió a mirar a las maderas, preguntándose donde exactamente estaban. Con todo.— Deberíamos apresurarnos, aunque este suelo será inestable como mucho...—Colocó su mirada a sus pies, donde un mar blanco se extendía. —Me acuerdo que este lugar tenía muchas escaleras, pendientes y cosas parecidas que llevaban a los almacenes exteriores y el pozo... la nieve ha hecho que todo esté cubierto.— Empezó a andar hacia las maderas. —Por eso hemos de tener especial cuidamgh...!— y sin poder acabar sus palabras acabó hundiendose en la nieve, como si la tierra debajo de él hubiera dejado de existir.

Medio ahogado logró mover su mano para quitarse toda la nieve de su cara y escavar un poco, aparte de quitarse la nieve de la cabeza. Después de aquello levantó la cabeza.

Creo que he encontrado la primera pendiente.
POSTEADO: Feb 11 2018, 05:00 PM
RAZA: Huli Jing
EDAD: +1000
MUNDO: Tierra de Dragones
AFINIDAD: Luna
LLAVERO: Da ji nü wa
NIVEL: 7
EXPERIENCIA: 5/120
HP: 170
MP: 120
PLATINES: 233 Platines
Por varias razones estaba tensa. Una, la nieve que se acumulaba. Dos, la maldición del chico. Tres, Zanahoria tomate-loconcalma seguía sin contar su nombre. Cuatro, Ling se había caído. Quizá esas cosas que pasaban. Yo me asusté al segundo que el pobre cuerpo caía. Cuando pudo evitar ahogarse con la nieve, yo reaccione y cogí para ofrecerle una mano. Cogiéndole del brazo, esperando que hiciera algo. Al menos intenté sacarle un poco y miré por el lugar.

Lo mejor será quitar la nieve que podamos al caminar. Podemos hundirnos de nuevo por accidente. Rojo, tú podrías usar tu fuego para, sin apuntar a las maderas o a nosotros, ¿despejar un poco? Ahorraría mano de obra y nuestras fuerzas —declaré hacia los hombres de la situación y miré dudosa sobre que podría hacer— No puedo olfatear con tanta nieve, podría intentar oírles pero es como un muro reforzado: es complicado con el ruido y ya con escuchar vuestra respiración me puedo ir. Deberíamos al menos intentar reducir ese muro de agua congelada, quizá se me haga más fácil rastear

Con esas indicaciones me giré hacia Kristian con un poco de duda— Eras fuerte, ¿no? ¿Puedes buscar alguna madera o algo para usar como pala? —sugerí al rubio para mirar luego a Ling con una sonrisa— Deberíamos tener cuidado, con tu maldición y con lo mío podríamos acabar liándola. Mmm, chicos si alguno tiene problemas debería avisar. Procurad no gritar para no provocar una segunda avalancha y quizá... Debería yo estar todo el rato con alguien, por si acaso...

Estaba brillante hoy, si. Pero me preocupaban los niños, mi cara lo demostraba con una amargura. Movía las orejas rastreando la zona, preocupada. Tenía yo una mala cara, no los encontraba. Movía más las orejas cual parabólicas. Mis colas se movían por mis nervios. Estaba muriéndome de preocupación. No quería fastidiarla.


user posted image
1 User(s) are reading this topic (1 Guests and 0 Anonymous Users)
0 Members:

Opciones de tema
Responder
Nuevo Tema
Encuesta


 


 

Afiliados
✭ Hermanos ✭

✭ Elite ✭
FINAL FANTASY: ZeroBoruto ROLSailor Moon Sacrifice
Keys of Destiny ha sido creado por A Nerd Girl así como de ideas del Staff y miembros que han colaborado en su creación.

Su ambientación se basa en Kingdom Hearts creando un universo alternativo de esta saga creada por Square Enix.

La historia ha sido creada por A Nerd Girl, el skin ha sido gracias a Shaeiki por su dedicación.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
✭ Directorios
AFILIADOS NORMALES
Shiki Topsite!